jueves, 10 de mayo de 2007

300: LA FALSA HISTORIA

300 es la última película épica de Hollywood, basada en la novela gráfica del mismo nombre de Frank Miller en la cual esta basado en la batalla de las Termópilas en donde supuestamente trescientos espartanos se enfrentaron al ejército persa del rey Jerjes. Esta película muestra efectos visuales muy interesantes y que por supuesto atraerían la atención de mucho público. Pero hay muchas cosas, en especial en el guión que no me gustaron de la película y hasta pareciera que tiene alcance tendencioso si se tiene en cuenta la actual coyuntura política y militar por la que atraviesa Estados Unidos.
Yo no había visto aún la película, cuando leí un artículo de un escritor iraní[1] sobre la película y creo que tiene razón en muchos aspectos. Para empezar la película no es nada histórica (salvo en los nombres de los personajes y los lugares, tal vez) como ya es costumbre en esta clase de películas lo importante es la audiencia y no la rigurosidad histórica (creo que Alexander es la única que se salva de las recientes), luego se presentan seres sobrenaturales y monstruos que provenían de los más alejados rincones del Imperio Persa (hoy Medio Oriente ¿Coincidencia?), para luchar contra los griegos que en la película se autodenominan “hombres libres” y que estos son los defensores de la libertad, pero, ¿se puede hablar de libertad en el contexto de una sociedad esclavista como era la griega?, en especial los espartanos quienes tenían esclavizados a todo un pueblo (los ilotas) para que ellos pudieran seguir viviendo “en libertad” y “pelear en muchas batallas”. Pero claro, de eso no se habla en ningún momento de la película.
Otra cosa a tener en cuenta es el contexto en que se estrena la película, cuando existen tensas relaciones entre Estados Unidos e Irán (el corazón de antiguo Imperio Persa), pues en la película se muestra a los espartanos como los héroes defensores de la libertad (¿no les recuerda a la retórica de un presidente al norte de América?) y a los persas como monstruos sanguinarios con tropas esclavizadas por un rey-dios, que era un malévolo tirano. Es cierto que Jerjes era un rey déspota y que intento invadir a Grecia y convertirla en parte de su imperio pero ¿acaso los griegos no eran también déspotas? ellos también tenían esclavos pero los griegos se consideraban libres ya que solo ellos eran ciudadanos, los esclavos a lo mucho eran “criaturas parlantes” como las llamaba Aristóteles.
En fin, esta película es una más para aquellos seguidores y adoradores de la violencia, es una película más para el culto a la violencia y a la masacre que se disfraza de heroísmo y de gloria y que seguramente George W. Bush y Charlton Heaston la estuvieron viendo en primera fila, pero en realidad en las guerras no hay buenos ni malos y los que siempre pierden son los pobladores, mientras unos cuantos se hacen ricos por aquellas, así pues la violencia y el terror puede ser un buen negocio para algunos, y después nos preguntamos porque existen casos como la masacre de Columbine o últimamente la de Virginia Tech[2].

[1] el artículo se encuentra en http://www.rebelion.org/
[2] Sobre este último aspecto les recomiendo que vean el muy buen documental de Michael Moore “Bowling for Columbine” (2002)

1 comentario:

Trinidad Bukanera de alta mar dijo...

si, ademas que es homofolica, pues solo salen hombres "cachas" no tienen relaciones con mujeres y el papel de las pocas mujeres que se ven la palicula, es de "criaturas parlantes" como diria Aristóles de los esclavos.